De nativos digitales a competentes tecnológicos (I)

Es bien sabido por todos que vivimos en la era digital, donde las tecnologías dominan el mundo y donde tenemos casi cualquier cosa a golpe de click.

Además, a las nuevas generaciones, Mark Prensky, en su artículo Digital Natives, Digital Immigrants, los denominó “Nativos digitales”.

Siguiendo a este autor, podemos definirlos como:

“las personas que, rodeadas desde temprana edad por las nuevas tecnologías (que ya no son tan nuevas) y los nuevos medios de comunicación que consumen masivamente, desarrollan otra manera de pensar y entender el mundo”.

De esto no cabe la menor duda. Si le dejamos nuestro teléfono móvil a un niño de 2 años, como nos descuidemos, lo ha desbloqueado, llamado a la suegra, descargado un vídeo de Pepa Pig y fisgoneado tus fotos.

Las tecnologías de la información y la comunicación las dominan. Pero como ya he comentado en otros artículos, los niños son los que más usan estas tecnologías, pero no tienen ni idea de su potencial.

Digamos que, las TIC, las controlan, pero las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento (TAC) y las Tecnologías de la Empoderación y Participación (TEP), no tanto.

Ante estas afirmaciones, quise comprobar con mis propios alumnos si era cierto. Ellos me preguntan constantemente si conozco fortnite, si veo vídeos en Youtube y si sé quien es “El Rubius” y un montón de youtubers de cuyos nombres ni me acuerdo ni quiero acordarme.

Una alumna de 4º de Primaria quiere ser youtuber y sinceramente, creo que piensa, por sus preguntas y comentarios, que me sigo comunicando por señales de humo.

Aprovechando que el último tema de Ciencias Naturales de , , y de EP, aborda las máquinas y la tecnología, decidí dar los contenidos empleando herramientas tecnológicas.

Busqué en el centro (de pocos recursos) ordenadores en buen estado, pedí aquellos alumnos que tuvieran tablets o portátiles, que los trajeran, y cruzando los dedos para que no lo cayeran o rompieran, también les dejé mi ordenador. Y me lancé.

Comencé por decirles que ya no trajeran el cuaderno, que no lo íbamos a utilizar.

Ahí ya los tenía ganados.

La primera herramienta: Google Drive.  Primer problema, no tienen cuenta en Gmail. Se confirman mis sospechas: de las TAC, ni idea.

Una vez todos con su cuenta, les muestro que en Google Drive podemos abrir documentos parecidos a un Word pero online, en lo que yo puedo ver de forma sincrónica lo que ellos hacen.

Nueva imagen (19)Mientras una de las alumnos escribía el título de la unidad en su nuevo documento, y una vez lo hubo compartido conmigo, la dejé un comentario.

Cuando los demás compañeros lo vieron, se quedaron impresionados.

Creo que sus caras se asemejaron mucho a las que debieron de poner los primeros hombres tras descubrir el fuego.

Estaban alucinados. Ya eran míos y los descubrimientos no habían hecho más que empezar.

Queda mucho trabajo por delante, pero su ilusión, y sobre todo la mía, pueden con todo.

Pronto os seguiré contando la evolución de estos chavales, de nativos digitales a competentes tecnológicos.

Anuncios

Jornadas sobre el Uso Seguro de Internet

Ayer tuve la oportunidad de acudir a una de las jornadas de la “Semana Internacional del Uso Seguro en Internet” (también #SIUSI2014 en el hashtag en Twitter) que organizan Eduskopia y Symbiosis Consultores con motivo del día Internacional del Uso Seguro en Internet, el pasado 11 de febrero.

Durante esta segunda jornada celebrada en el colegio “Sagrada Familia Jesuitinas” de Valladolid, Lisandro Caravaca y Rodrigo Martín nos explicaron la cara buena y mala del uso de Internet.

Comenzó la sesión Lisandro explicándonos un poco los diferentes tipos de redes sociales h8ugyn88qrq8reae38le0auuayyfztvxque existen (generales u horizontales y específicas o verticales) así como su uso y sus aplicaciones didácticas entre las que destacan las MOOCs basados en la colaboración y cooperación abierta.

Sin embargo, y como todo en esta vida, Internet también tiene un uso negativo. Entre algunos de los conceptos a destacar se encuentran:

– El ciberacoso, en el cuál se explayaron un poco más, comentando alguna de sus características como el anonimato, la dificultad de detección y que se trata de un acoso continúo, de 24 horas, ya que Internet no tiene fronteras.

– El sexting que es un anglicismo para referirse al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. 

– El grooming  que hace referencia a una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él.

– El phubbing que es el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención a aparatos electrónicos que a su persona.

Para acabar su parte, Lisandro remarcó la importancia de respetarnos en Internet y la necesidad de perder el miedo a lo desconocido, dando un paso al frente.

A continuación le tocó el turno a Rodrigo quien comentó muy acertadamente como se hizo en el tweet-chat del jueves pasado que los padres y profesores tenemos miedo a Internet porque son los niños quienes saben más que nosotros, pero no sabemos si saben “bien o mal”.

Además compartió algunos datos realmente preocupantes como que el 29% de los adolescentes entre 13 y 18 años acepta hablar sobre sexo con un desconocido en Internet.

1618593_684692408220272_1375509311_nAdemás, durante su ponencia nos habló de lo que deberíamos o no publicar en las redes sociales, así como la configuración de la privacidad y la ley de protección de datos del menor.

Otro tema muy importante fue el valor que tienen nuestros datos en la red. Pensamos que redes sociales como Facebook o Tuenti son gratuitas, nada más lejos de la realidad. Ofrecemos gran cantidad de datos personales e información que poseen un enorme valor económico aunque nosotros no seamos conscientes de ellos.

Explicó también la publicidad segmentada que llevan a cabo las redes sociales y cómo las empresas a partir de la información que ofrecemos nos bombardean con una publicidad determinada.

Para ir concluyendo, decir que ha sido una charla muy amena e interesante en la que se ha ofrecido información de gran interés actual y que, por lo menos a mí, ha hecho que algo se mueva en la cabeza.

La próxima tiene lugar el próximo martes en el IES Zorrilla (Paraninfo) en colaboración con IES Ribera de Castilla de 18.30 h a 20 h.

¿Te la vas a perder?

No te han timado, está programado (II)

En el anterior post sobre la Obsolescencia Programada conté un poco la historia de esta idea desde los años 20 hasta nuestros días.

En esta segunda publicación os contaré algún ejemplo sobre empresas que aplican la obsolescencia programada a sus productos y el impacto de la misma a nivel mundial.

EJEMPLOS

En el post anterior ya adelantábamos que había varias empresas de nombre muy reconocido que han optado por programar la vida útil de sus productos.

Un ejemplo fue el nylon.

Investigadores e ingenieros crearon un tipo de nylon realmente resistente, lo que anunciaba el fin de las carreras en las medias, toda una revolución para las mujeres. Sin embargo, nuevamente los empresarios fueron consciente de las pérdidas económicas que traería consigo este nuevo material, dieron instrucciones de que hicieran un material más frágil.

La empresa EEPROM también saca beneficio de la vida de sus productos. Para ello, crean un dispositivo en sus impresoras que después de un tiempo relativo de tiempo, hacen que éstas “se estropeen” y sea más económico comprarte una impresora nueva que arreglarla.

También, la empresa Apple, tuvo problemas con la batería de su Ipods, las cuáles imagesestaban programadas para durar 18 meses, sin opción a poder reemplazar la batería por una nueva. Es decir, te había comprado un Ipod pos 400 o 500$ y no podías cambiar la batería.

Una vez más, el caso de la obsolescencia programada volvía a los tribunales.

Lo que más le llamó la atención a la abogada que llevó a cabo el caso de Apple fue que, una empresa que se definía como joven, moderna y avanzada no tenía una política medioambiental para el reciclado y tratamiento de sus productos, lo que va ne contra de sus mensaje.

En este punto llegamos a un tema muy interesante que son los problemas e impactos que acarrea la obsolescencia programada en la sociedad y el medio ambiente.

IMPACTOS DE LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

Un grave problema de la obsolescencia programada es la producción de miles de residuos, residuos que van a parar a países del tercer mundo como Ghana.

2011112112421020132A pesar de que existe una ley que prohíbe depositar residuos en países del tercer mundo, las empresas bordean rápido este obstáculo alegando que se trata de productos de segunda mano, productos que ni siquiera funcionan.

Incluso afirman que se envían los productos para disminuir así la brecha digital entre África, Europa y América. Sin embargo, con productos inservibles, lejos de disminuir la brecha digital, se están convirtiendo a países como Ghana en el vertedero del mundo.

Ante este problema, especialistas se están planteando el decrecimiento para evitar así una huella ecológica en el planeta, a lo que otros se oponen bajo el argumento de que sería volver a la Edad de Piedra.

Y tú, ¿qué opinas?

 

No te han timado, está programado (I)

El otro día iba escuchando música en mi móvil cuando, de repente y sin razón aparente, dejó de funcionar. Así, sin más. Me resultó extraño y lo llevé a arreglar.

En la tienda me dijeron que la batería se había estropeado y que tenía que comprar otra.

¿Te resulta familiar? ¿No te ha pasado algo parecido con tu móvil? ¿Con tu portátil, tu MP3 o algún electrodoméstico?

No te pienses que te han timado, porque, de hecho es legal.

No creas que las cosas dejan de funcionar de la noche a la mañana porque sí, a pesar del buen uso y trato que las hayas dado, no. Está todo programado. Es lo que se conoce como Obsolescencia Programada.

Pero… ¿Qué es la Obsolescencia Programada? Es el motor secreto de nuestra sociedad de consumo. El deseo del consumidor de poseer algo un poco más nuevo, un poco antes de lo necesario que se remonta a los años 20 y llega hasta nuestros días. Un concepto que involucra a grandes marcas y empresas y que tiene un fuerte impacto.

¿Sigues sin entenderlo? No te preocupes, yo te lo explico. Comenzaremos con su

HISTORIA

En los años 20, cuando la producción de bombillas se encontraba en su máximo apogeo, ingenieros crearon una bombilla que podía durar años. Sin embargo, esta noticia no fue bombillabien recogida por los empresarios quiénes comprendieron que, si las bombillas duraban tanto tiempo, el negocio no saldría rentable.

Es por eso que, el 25 de diciembre de 1924 un grupo de empresarios se reunieron en Ginebra donde crearon un plan secreto, llamado cártel Phoebus cuyo objetivo era controlar la producción de las bombillas de todo el mundo de forma que el consumidor comprar más bombillas.

De esta forma, obligaron a los ingenieros a crear bombillas de menor calidad a través de una ley, la Ley de las 1000 horas de vida útil de las bombillas, es decir, que las bombillas estaban programadas para tener una vida útil de 1000 horas, ni una más, ni una menos.

Irónicamente, la bombilla que siempre se ha considerado símbolo de las ideas y de la innovación fue el primer ejemplo de la obsolescencia programada.

Durante los felices años veinte, esta idea comenzó a coger fuerza, coincidiendo con la descargaproducción en masa y el nacimiento de la sociedad de consumo, hecho que provocó el abaratamiento de los precios y las compras descontroladas y por diversión.

Con el crack del 29 el lujo y las fiestas se cambiaron por largas colas en el paro y comedores.

El empresario Bernand London,  propuso la obsolescencia programada como solución para salir de la crisis, pero esta idea nunca se puso en práctica, quedando en el olvido.

Nuevamente, en los años 50, la obsolescencia programada vuelve a ser el centro de atención, pero esta vez ya no con la intención de obligar al consumidor a comprar, sino con la idea de seducirle. La nueva idea es crear un consumidor insatisfecho con el producto. Crear una sociedad basada en pedir créditos para comprar cosas que no necesitamos.

¿No lo creéis así? Muchos son los ejemplos, y sobre todo con la telefonía móvil. Cada 3 minutos se crea un producto nuevo y más innovador que el anterior

Como puedes ver, la obsolescencia programada es un concepto largo y complejo de explicar, es por eso que lo terminaré de explicar en una segunda entrega… ¿Podrás esperar?