El tesoro de la Educación

Ayer tuve la oportunidad de poder asistir a la conferencia que César Bona, único maestroCESAR BONA--490x578 español candidato en 2014 a los Global Teacher Prizetambién conocidos como “los premio Nobel de la enseñanza”, dio ayer para Aula Cultural de El Norte de Castilla en el auditorio del Museo de la Ciencia de Valladolid.

El auditorio estaba abarrotado. Docentes, educadores, trabajadores sociales, estudiantes de magisterio, padres, etc. se dieron cita para escuchar “La educación según César Bona: el mejor maestro”.

A las 20:00h César entra en escena. Un tipo normal y corriente. Comienza su charla desde el principio, desde que, como todos nosotros, era un joven a punto de presentarse a la selectividad sin una idea clara de qué carrera hacer. Elige una de las que le gustaban, más por factores económicos que por gusto. La acaba y, nuevamente, como cualquier joven, comienza a mandar currículos a diestro y siniestro hasta que sin quererlo acaba en un aula delante de 50 ojos. En ese momento empieza todo, algo cambia ¡chip! y en la mente de este docente aparece la vocación, la necesidad de cambiar e innovar algo, la importancia del papel, en palabras de Bona, de cambiar el mundo.

Como muchos docentes empezó dando patadas por colegios concertados, privados y públicos. Y de las experiencias de todos ellos, así como de las experiencias previas como alumno, se fue forjando el profesor que es hoy.

Muchos pensaréis… “pues un profesor más”. Puede ser. Sin embargo, en palabras de una compañera, para César:

Todo lo que es un problema de educación, lo ve, lo piensa, lo resuelve y lo convierte en un nuevo proyecto con alumnos motivados

He ahí la diferencia entre un maestro y un buen maestro.

Durante la conferencia aparecieron tres palabras que se repitieron y que personalmente he llamado “Las tres P de la Educación“:

PASIÓN: Por lo que haces, por lo que crees, por lo que realmente quieres conseguir.

PERSEVERANCIA: Por lo que realmente vale la pena, y para que valga la pena, a pesar de muchas opiniones en contra, tienes que llegar al final.

PLACER: Tienes que disfrutar de lo que haces, y no sólo tú, sino también tus alumnos.

Estas tres palabras confluyen en el AMOR. Amor por enseñar, amor por tus alumnos, por tus compañeros y ser amado por lo que haces.

Durante la conferencia salieron temas tan interesantes como:

La creatividad, tan olvidada (desgraciadamente) en muchos casos.

Como experimento, este profesor pidió a sus alumnos que definieran la forma de ser de un niño. Entre otras palabras salieron creatividad y curiosidad. Palabras que no salieron para definir a un adulto. Debemos tener claro que si queremos niños creativos y curiosos, nosotros también tenemos que serlo. Acercarnos más a su mundo, y no que ellos se acerquen al nuestro.

El tema de las emociones, tan en boga hoy en día. Tanto maestros como padresEducation debemos tener en cuenta que las emociones y estados de ánimo influyen a la hora de aprender. Un niño es mucho más emoción que conocimientos.*

“Lo que para ellos era trivial, ver a los niños felices, para Andrea era extraordinario”.**

La importancia de ESCUCHAR  a los alumnos, porque también tienen mucho que decir, mucho que enseñar y nosotros podemos aprender mucho de ellos.

Abramos las puertas de la escuela para que entren los niños, pero también para que salgan sus ideas.

La angustia del docente por seguir el currículo, las prisas a final de curso por acabar el temario… Y a veces, no nos damos cuenta de que hay muchas cosas que no están en los libros, sino a nuestro lado, y no las vemos.

Apareció también Finlandia y su increíble sistema educativo que todos quisiéramos para nosotros. Es curioso, nos fijamos en los sistemas educativos de los países nórdicos y luego no tenemos ni idea de qué proyecto está llevando a cabo al otro lado de la pared nuestro compañero.

Es necesario desterrar la idea de “cada maestrillo tiene su librillo” y fomentar la comunicación entre los compañeros, compartir los proyectos e ideas y olvidar esa tendencia tan arraigada de “esta idea tan genial es mía, me la guardo para mí y mis alumnos”.

Habló de la importancia de EDUCAR y de los EDUCADORES. Ser mejores personas individual y colectivamente, en relación a nuestra labor en la comunidad, en la sociedad en la que vivimos. Educar e inspirar para la vida y no sólo para aprobar exámenes.

La necesidad de reconocer nuestra labor docente ya que sin ella la evolución de una sociedad no puede ocurrir.

Para finalizar, recalcar que al fin y al cabo nuestra labor, que cada día deber ser mejor, va dirigida a

Los niños que no son los adultos del futuro, sino los habitantes del presente, de la sociedad actual

Foto obtenida de “El Norte de Castilla”

* Recomiendo ver el documental “Educar para fabricar ciudadanos” de Redes

** Hago referencia a una anécdota que contó sobre una alumna que tuvo en prácticas.

Anuncios

Docente del siglo XXI

Aunque suene a tópico, para ser un buen docente no tienes que ver la docencia como un trabajo sino como tu vida ya que después del colegio seguirás pensando en tus alumnos, los problemas que tienen y qué recursos y materiales puedes usar para solucionarlos.

Ser profesor es una profesión muy especial porque trabajar con niños implica que se establezcan unos vínculos emocionales muy fuertes. Vas a pasar con tus alumnos la mayor parte del día y de tu vida y por lo tanto tienes que saber gestionar tus emociones. Una vez que cruzas la puerta del aula tus problemas quedan fuera.BfAi8bTIcAAD-ob

Además los niños van a observar e imitar todo lo que haces, eres su modelo a seguir. Debes ser muy consciente de los valores y mensajes que transmites con tus acciones.

Nuestra profesión exige estar abierto al cambio, reinventarse continuamente. La sociedad cambia, la forma de enseñar y aprender también. Tenemos que estar comprometidos con la sociedad y eso supone estar en continúa formación. Nunca llegarás a saberlo todo, siempre tendrás algo nuevo que aprender y debes estar dispuesto a ello.

 Un docente del siglo XXI tiene que saber que ya no es el único foco del saber, ahora existen cientos de recursos donde los niños pueden encontrar información.

El profesor tiene que ser un guía que enseñe a los niños a filtrar la información, a ser críticos y no creer todo lo que lean u oigan. Un profesor tiene que ayudarles a pensar por sí mismos.

Tenemos que fomentar en ellos el gusto por aprender ya que, citando a Horace Mann, el maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío.

Así mismo, tenemos que ser conscientes de la importancia que tiene nuestra labor en la sociedad. No sólo tenemos que enseñar a los alumnos sino que también tenemos la ardua tarea de educarles, somos los encargados de formar a los ciudadanos del mañana. Ciudadanos que sean capaces de respetarse los unos a los otros, que les apasionen lo que hacen, capaces de expresarse, de tomar decisiones, de aprender a aprender y de esforzarse por lo que quieren.

 Un docente destacado tiene que ser emprendedor, tener iniciativas, probar cosas nuevas. Pensar “qué puedo hacer yo por el colegio” y no “qué puede hacer el colegio por mí”. Tiene que ser creativo y tener imaginación para hacer que sus clases sean interesantes. Ha de ser motivador, apoyar y ayudar a sus alumnos cuando lo hacen bien, pero sobre todo cuando lo hacen mal.

Paciente y comprensivo. Cada niño es un mundo y aprende de una forma diferente. Un alumno puede tardar dos minutos y otro dos días en entender algo.

Tenemos que saber escuchar. Los alumnos también tienen mucho que enseñar. Sentémonos y escuchémosles.

 Un profesor destacado es un referente y una persona que los niños recordarán el resto de su vida.

Del Ego al hago, Actitudes 2.0

El pasado fin de semana se ha celebrado en Valladolid el Primer Seminario Iberoamericano Actitudes 2.0 en el hotel NH Ciudad de Valladolid. Este seminario 0c78c1d0753d89a9997510733c7d9ae3organizado por Lisandro Caravaca (@lisandrotradu), director de Eduskopia y embajador en España de Actitudes 2.0 y Luis David Tobón (@luisdavidtobon), creador del evento en Colombia y embajador del mismo en su país, ha contado con la intervención de 11 ponentes de muy alto nivel de distintas partes del mundo.

Este evento surgió en 2011 en Colombia de la mano de Luis David Tobón como una fuente de inspiración para realizar wiki-construcciones de un Congreso de Comunicación Digital diferente a las visiones típicas de hacer monólogos de los expositores en medio de la pasividad de un auditorio. Con ediciones en diferentes ciudades de Latinoamérica, Actitudes 2.0 llegó por fin a España.

1510655_463963750375515_848335928_n

Desgraciadamente, el viernes 14 no pude asistir a la primera jornada del Seminario donde los más de 50 asistentes pudieron disfrutar de las diferentes ponencias de Luis David Tobón hablando de las “Actitudes 2.0 diseñando experiencias de Co-creación y 920a726c57f9e9b45d36b42ad0cf6961MotivAcción”, de Lisandro Caravaca hablando de Ejemplos de emprendimiento social: movimientos que hacen que el cambio suceda”,  la charla de  Víctor Gañán (@victorganan) sobre “El salto de las pymes tradicionales a la economía y las tendencias del mercado en el siglo XXI” y la videoconferencia con Velén Díaz Keza (@velendk) sobre la “Planificación de estrategias en redes sociales” entre otras.

Durante la sesión de la tarde, los asistentes, protagonistas del seminario, por grupos de Educación 2.0, Smart Cities y Social Media tuvieron que realizar trabajos colaborativos sobre la inmersión co-creativa.

En la segunda jornada que tuvo lugar el sábado 15 y a la que puede acudir, los temas que se han tratado han sido de muy diversa índole destacando la Educación 2.0, la Política y Ciudadanía 2.0, las SmartCities y el emprendimiento social.

Fue muy interesante la ponencia de Ruth Martínez (@aureamemotech) sobre la Educación 2.0, descubriéndonos nuevos conceptos como el “Humanismo Digital” y hablando de la importancia de dar libertad y tiempo a los niños para que aprendan. Así, puso hincapié en qué de nada sirve la introducción de las TICs en las aulas si la metodología sigue siendo la misma que usaban con nuestros abuelos.

Varios ponentes, que no se conocen en persona y que no han estado presentes en todas las ponencias han coincidido en una palabra que se ha repetido en numerosas ocasiones y que podría resumir el evento. Ésta ha sido PASIÓN.

Sí, tener pasión por lo que hacemos. Que nos brillen los ojos, poniendo en ello todo nuestro esfuerzo, y para ello es necesario el engagement o implicación del ciudadano. Un ciudadano comprometido con su ecosistema.

Sin embargo, una parte negativa del seminario, ha sido la poca asistencia más allá de las personas de siempre.

El problema es que las personas creen que este tipo de eventos no van con ellas, que no tratan temas que les interese, se sienten tímidos porque no van a conocer a nadie o directamente no saben de qué va. Y es que de eso se trata, de conocer gente nueva, de entablar comunicaciones y relaciones, de pensar que el simple hecho de no saber de qué va ya es un motivo más que suficiente para ir y descubrirlo. Ser curioso. Interesarse por aquello que tienes a tu alrededor y adquirirlo, aprehenderlo.

¿Cómo saben que no les van a interesar los temas si nunca han oído hablar de ellos?

No se trata únicamente de acudir a seminarios, congresos o cursos relacionados con nuestro ámbito formativo o profesional sino de acercarse a aquello que desconocemos, conocer gente muy interesante, proyectos, unir países… En definitiva, salir más allá de aquello que ya sabemos y adentrarnos en la aventura de descubrir lo inexplorado, cambiar de actitud. Hablar de redes y tejerlas.

Para finalizar, dar las gracias a los organizadores y ponentes que han hecho que suceda, que nos han permitido disfrutar de un fin de semana diferente, conocer proyectos, ideas, animarnos a emprender, a continuar, a evolucionar.

¡Gracias por hacer que suceda!