Importancia de la Educación Física en la escuela

Imagen

Muchos han sido los cambios que han sufrido la actividad o ejercicio físico a lo largo de la historia hasta llegar al concepto de Educación Física que conocemos hoy en día. Su inclusión en el Sistema Educativo, es relativamente reciente y el camino hasta llegar a ella no ha estado exento de dificultades.

EDUCACIÓN-FÍSICA-INED21

Para leer más haz click en la foto

 

 

 

 

Anuncios

Fracaso escolar: una asignatura pendiente (II)

coeducaci+¦n

Como ya vimos en el post anterior sobre el fracaso escolar en España, el origen de éste tiene numerosos factores, uno de ellos, el que vamos a tratar a continuación, es el referido al género. Dado que este factor es muy amplio, lo iremos abordando punto por punto.

Historia de la educación

La Historia de la educación, respecto a este tema ha dado un giro de 180 grados. Antes, eran las niñas las que se encontraban vetadas de educación, y hoy son los niños los que no se interesan por la misma. Hoy en día, en un sistema educativo como el que tenemos en España, con un currículo básico común, donde tanto niños como niñas reciben las mismas materias, conviven en las mismas aulas y tratan los mismos temas a la vez, con un profesorado con formación inicial similar y permanente, con recursos y organizaciones escolares similares en la mayoría de los centros educativos y con entornos sociales, económicos y culturales no muy dispares, ambos sexos deberían obtener los resultados mínimos exigibles, y sin embargo no es así.

¿Qué sucede? ¿Por qué los chicos son más propensos al fracaso escolar?

Muchos son los datos y cifras que hablan por sí solos en cuanto al fracaso escolar entre chicos y chicas se refiere. Sólo por citar algunos:

– La probabilidad de repetir es diez puntos mayor entre los chicos que entre las chicas.

– La probabilidad de que los chicos no lleguen al título posterior a la ESO es ocho puntos mayor.

– El porcentaje de licenciaturas universitarias conseguido por mujeres se sitúa en torno al 61%.

Incluso especialistas en Educación como Antonio Matamala, pedagogo y director de Bachillerato del colegio Liceo de Madrid afirma que “las chicas lo hacen ya mejor en los primeros años de escolarización y ese rendimiento diferencial superior se mantiene, con altibajos, a lo largo del recorrido educativo hasta desembocar en la Universidad”.

Al llegar aquí nos preguntamos:

¿Cuáles son las causas del fracaso masculino?

Algunas de las respuestas que encontramos son que el abandono masculino del sistema educativo está más ligado a la incorporación al mercado de laboral que el femenino. Otra respuesta, quizás la más razonable puede ser que el proceso de desarrollo durante la pubertad favorece el mantenimiento de la disciplina, atención y el orden de trabajo entre las chicas en mucha mayor medida que entre los chicos, de ahí los bajos y negativos resultados de éstos.

Si quieres seguir leyendo haz click aquí

Educación Positiva: La clave de la felicidad

Aulas-felices

Como ya vimos en otra ocasión en el post “Educación positiva: El remedio del Siglo XXI”, la educación positiva enseña a inculcar en los niños el optimismo, basándose en que éstos crezcan sintiéndose queridos y felices, consiguiendo así que las cosas nos vayan mejor en la vida.

Los objetivos principales de esta nueva rama de la psicología positiva aplicados en la educación son que los niños y jóvenes sean capaces de desarrollar sus propios aspectos positivos, las fortalezas personales (a las que hicimos referencia en el post anterior) y fomentar al máximo su bienestar presente y futuro.

Ya en la L.O.E se tuvo en cuenta la urgente necesidad de desarrollar las habilidades y capacidades de los alumnos, no sólo las cognitivas, sino también las emocionales, el desarrollo del optimismo, la autonomía e iniciativa personal, aprender a aprender, aprender a ser, etc.

Sí, lo tuvieron presente en la teoría, porque en la práctica, el cambio no se ha producido. El desarrollo de las aulas sigue igual, fomentando los contenidos conceptuales, sin tener en cuenta los procedimentales y actitudinales, con el fin de formar trabajadores para puestos de trabajo en el que les prometen que encontrarán la felicidad, y tristemente, la realidad es otra.

¿Qué nos pasa? ¿Somos incapaces de que nuestros niños y jóvenes sean felices en la escuela?

Si quieres saber cómo hacer que tus hijos sean felices en la escuela, pincha aquí.

La escuela, la casa del siglo XXI

“A la escuela la están cargando de responsabilidades que corresponden a los padres”

Nuestra forma de vida y nuestras instituciones sociales son radicalmente diferentes de las de nuestro pasado reciente.

Durante un período de apenas dos/tres siglos (equivalente a un minuto en el contexto de la existencia humana) han desaparecido los tipos de orden social que han servido de modo de vida de las personas durante siglos.

El cambio social es la regla y no la excepción en la sociedad actual, y cada vez afecta a un mayor número de individuos y de aspectos funcionales de las sociedades.

Nos enfrentamos con un futuro incierto en mucha mayor medida que cualquier generación precedente.

cropped-untitled-2.pngEstos cambios, entre los que se encuentran la familia han provocado que sea la escuela quien se encargue ya no de la educación sino de la crianza de los hijos.

La incorporación de la mujer al mundo laboral, las nuevas estructuras familiares (monoparentales, homosexuales, etc.) la mayor formación y el nivel de educación más elevado han provocado que los padres no dediquen tiempo a sus hijos y la crianza de estos pasa a agentes externos de la familia como la escuela.

La escuela entendida antes como un lugar para aprender ha pasado a ser la casa de mucho niños y niñas. Sus padres les dejan en el colegio a las 7 u 8 de la mañana en el programa de madrugadores porque tienen que trabajar. Después de las clases se quedan en el comedor escolar y después en actividades extraescolares hasta que sus padres a las 7 de la tarde, cuando acaban la jornada laboral y les van a buscar.

Todo esto está provocando una serie de necesidades en los niños que los profesores tenemos que solucionar. De esta manera los padres están pasando todo el peso de la educación de sus hijos y sus hijas a la escuela.

Debemos saber que la educación es un trabajo en equipo, entre la escuela y lo padres y que por tanto ésta empieza en casa.