¿Ayuda o no repetir curso?

El curso pasado estaba en clase trabajando con una alumna de cuarto curso que había salido a apoyo y se había perdido parte de la explicación.

Tras varias explicaciones la pequeña no conseguía entenderlo. Intenté explicarlo de otra manera, pero continuaba sin comprender el concepto. Además era la hora de salir al patio.

Comencé a hablar con la profesora y me contó que la niña tenía un gran desfase curricular, de al menos dos o tres cursos. Tenía problemas aún con las sumas y las restas luego los conceptos de la multiplicación y la división quedaban aún muy lejos de su comprensión. Acto seguido le pregunté por qué la niña no había repetido curso y me contestó que en los Estados Unidos, no sabía si en todas las escuelas pero al menos en sí en la mía, no se podía repetir curso porque supone más desventajas que ventajas para el niño.

A raíz de ahí me pregunté cuáles son las ventajas y desventajas de repetir curso.

DESVENTAJAS DE REPETIR

Cuando nos centramos en las desventajas de repetir hay que tener en cuenta dos aspectos: Cómo afecta al alumno y el aspecto económico que repetir supone.

Atendiendo al alumno repetir, una de las principales desventajas es la pérdida de la posición entres sus pares.

Repetir curso significa dejar de ir con los compañeros de la misma edad con los que el alumno se ha relacionado en cursos anteriores para estar en clase con compañeros más pequeños que ya tienen sus grupos establecidos y con los que el alumno repetidor no había interactuado previamente.

Volver a presenciar los mismo contenidos del año pasado, lo que puede desembocar en una falta de interés.

Si atendemos al punto de vista económico, según un estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) repetir curso es contraproducente y muy caro, lo que eleva el gasto educativo en nuestro país al menos un 10% al tener que financiar un año suplementario la formación de los alumnos repetidores y por retrasar su salida al mercado laboral.

Remitiéndome a este mismo estudio, aquellos países que tienen más arraigada la repetición escolar, como pueden ser Francia, Portugal o España tienen un mayor índice de fracaso escolar, sin embargo, aquellos países como Noruega, Reino Unido y Finlandia donde la promoción automática de curso es la práctica habitual durante la educación obligatoria apenas muestran fracaso.

VENTAJAS DE REPETIR

El hecho de repetir curso puede ayudar al alumno repetidor a afianzar los conocimientos y objetivos mínimos que no alcanzó el primer año y nos podrá decir si el problema es la falta de capacidad para comprender los contenidos o la falta de interés por aprenderlos.

Ante todo, lo que nunca debemos hacer es infravalorar al alumno ni etiquetarle como mal estudiante ya que la culpa no es suya, la repetición es resultado de un problema que ni la Administración, profesores ni padres supieron ver al principio.

Debemos motivar al alumno y ayudarle en todo lo que podamos, tanto padres como profesores, para que vea la repetición como una oportunidad de seguir aprendiendo y reforzando y no como un castigo.

Y tú, ¿estás a favor o en contra de repetir?

Anuncios

Fracaso escolar: una asignatura pendiente (II)

coeducaci+¦n

Como ya vimos en el post anterior sobre el fracaso escolar en España, el origen de éste tiene numerosos factores, uno de ellos, el que vamos a tratar a continuación, es el referido al género. Dado que este factor es muy amplio, lo iremos abordando punto por punto.

Historia de la educación

La Historia de la educación, respecto a este tema ha dado un giro de 180 grados. Antes, eran las niñas las que se encontraban vetadas de educación, y hoy son los niños los que no se interesan por la misma. Hoy en día, en un sistema educativo como el que tenemos en España, con un currículo básico común, donde tanto niños como niñas reciben las mismas materias, conviven en las mismas aulas y tratan los mismos temas a la vez, con un profesorado con formación inicial similar y permanente, con recursos y organizaciones escolares similares en la mayoría de los centros educativos y con entornos sociales, económicos y culturales no muy dispares, ambos sexos deberían obtener los resultados mínimos exigibles, y sin embargo no es así.

¿Qué sucede? ¿Por qué los chicos son más propensos al fracaso escolar?

Muchos son los datos y cifras que hablan por sí solos en cuanto al fracaso escolar entre chicos y chicas se refiere. Sólo por citar algunos:

– La probabilidad de repetir es diez puntos mayor entre los chicos que entre las chicas.

– La probabilidad de que los chicos no lleguen al título posterior a la ESO es ocho puntos mayor.

– El porcentaje de licenciaturas universitarias conseguido por mujeres se sitúa en torno al 61%.

Incluso especialistas en Educación como Antonio Matamala, pedagogo y director de Bachillerato del colegio Liceo de Madrid afirma que “las chicas lo hacen ya mejor en los primeros años de escolarización y ese rendimiento diferencial superior se mantiene, con altibajos, a lo largo del recorrido educativo hasta desembocar en la Universidad”.

Al llegar aquí nos preguntamos:

¿Cuáles son las causas del fracaso masculino?

Algunas de las respuestas que encontramos son que el abandono masculino del sistema educativo está más ligado a la incorporación al mercado de laboral que el femenino. Otra respuesta, quizás la más razonable puede ser que el proceso de desarrollo durante la pubertad favorece el mantenimiento de la disciplina, atención y el orden de trabajo entre las chicas en mucha mayor medida que entre los chicos, de ahí los bajos y negativos resultados de éstos.

Si quieres seguir leyendo haz click aquí

Fracaso escolar en España, una asignatura pendiente.

Fracaso-escolar

Si de algo puede estar orgulloso el Sistema Educativo Español (de ahora en adelante S.E) es del aumento del número de alumnos escolarizados, tanto en la enseñanza obligatoria como en la postobligatoria, alcanzando en 2010 la tasa más alta de la Historia, con7.747.253 alumnos.

Sin embargo, y desafortunadamente, este aumento de la escolarización de los alumnos en España, ha ido acompañado por un aumento del fracaso escolar hasta alcanzar un porcentaje del 31,2%, siendo España el segundo país con mayor fracaso escolar de la Unión Europea.

¿Qué es el fracaso escolar?

Se trata de una pregunta con múltiples y diversas respuestas ya que es un término que aún necesita ser definido con mayor propiedad y de forma más extensa. La forma de fracaso escolar que todos conocemos y a la que más frecuentemente nos referimos, es a la más radical y extrema de todas: el abandono escolar.

El abandono escolar se produce cuando un alumno, incapaz de alcanzar los objetivos mínimos establecidos por el currículo, y tras haberlo intentado, abandona el S.E sin el correspondiente graduado, siendo catalogado por la sociedad como “fracasado”.

A pesar de que cuando hablamos de fracaso escolar enseguida nos centramos en la ESO (Educación Secundaria Obligatoria), donde las tasas de repeticiones, retraso y abandono son tan elevadas que asustan, éste tiene sus orígenes en etapas mucho más tempranas.

Si quieres seguir leyendo pincha aquí.